Las banderas rojas también incluyen cómo nos sentimos

Parece que hay conductas que ya identificamos como banderas rojas (esto merece otro post, sin duda). Sin embargo, es posible que se nos pasen desapercibidas, en parte porque a veces acallamos nuestras emociones, las hacemos de menos o escogemos desoírlas para, así, poder seguir adelante conociendo a esa persona o quedándonos en la relación.


Y todo esto sucede todavía más a menudo cuando estamos acostumbradas/os a centrarnos en gustar, y no tanto en observar si esa persona a quien estamos conociendo nos gusta. Lo que se traduce en prestar más atención a cómo se siente el otro, en detrimento de prestarnos atención a nosotras/os mismas/os y a nuestras sensaciones.


Algunas de las sensaciones que merecen tu atención:


💫 Sentirme vista y escuchada


💫 Sentir que mi opinión es importante


💫 Sentirme interesante


💫 Sentirme tranquila, calmada


💫 Sentirme segura al mostrarme tal y como soy


💫 Sentirme segura, que mis límites se respetan


Algunas de las sensaciones que merecen TODAVÍA MÁS tu atención:


🚩Sentirme pequeñita/o


🚩Sentir que no se me escucha


🚩 Sentir que mi opinión no es importante


🚩 Sentir ansiedad (cuidado con confundir mariposas (ilusión y curiosidad) con ansiedad (incertidumbre por inconsistencia))


🚩 Sentir que debo dejar de lado algunos aspectos de mi persona


🚩Experimentar vergüenza, ridículo, humillación


🚩Sentir miedo a lo que pueda pasar si pongo límites







164 visualizaciones0 comentarios