• Montse

¿Por qué me deprime la Navidad?

Mientras que una gran parte de la población disfruta del periodo navideño, a otros parece hacerle sentir triste. Esto puede deberse a:


- La distancia entre la realidad y la versión idealizada de la Navidad que nos “venden”: los mensajes idealizados que nos mandan los medios de comunicación y, en general, la sociedad, que nos exigen alegría, amor, paz y un trato cordial con nuestros familiares. Esto puede distar de nuestra situación, en la que hay separaciones, desavenencias, fallecimientos…


- Los eventos sociales: encontrarnos con familiares, compañeros del trabajo,… también puede ser estresante; sobre todo si vamos a hablar de temas que pueden ser motivo de discusión, o si hay algún tipo de desavenencia con ellos.


- Los gastos navideños: de nuevo, los mensajes publicitarios y culturales nos empujan a gastar importantes cantidades de dinero en regalos y eventos sociales. Puede que, sin la presión social y cultural, no hiciéramos estos gastos, por lo que puede incomodarnos tener que hacerlos solamente para sentir que actuamos como se espera de nosotros.


- El balance de final de año: la Navidad nos invita a reflexionar en aquello que hemos logrado, pero también en aquello que no hemos alcanzado. Si solemos fijarnos en lo segundo, es posible que nuestro estado de ánimo se vea afectado.


En el próximo artículo hablaremos sobre cómo enfocar la Navidad si alguna de las anteriores causas afecta nuestro estado de ánimo.




32 vistas0 comentarios