• Montse

Propósitos de Año Nuevo: una mirada de optimismo

En la entrada anterior hablamos de los propósitos no logrados. Echamos la vista atrás centrándonos en lo negativo, pero con una mirada de auto superación y esperanza, buscando aprender de nuestros actos: tanto de los que hicimos y nos equivocamos, como de los que se quedaron por hacer.


Hoy nos centraremos en lo positivo.


Tenemos por costumbre fijarnos en lo negativo: cuando hacemos balance, lo negativo pesa más que lo positivo. Incluso a veces es posible que empequeñezcamos nuestros logros diciéndonos que tuvimos suerte, que cualquiera podría haberlo hecho...


Pero hoy toca tomar responsabilidad de aquéllo que hemos hecho bien, de nuestros logros y objetivos conseguidos. Por eso es conveniente hacer un recorrido mes a mes, a través del 2019. ¿Qué objetivos has conseguido? ¿Cuáles fueron tus logros?


A parte de los logros, también puedes hacer énfasis en las cosas que hemos aprendido. ¿Qué habilidades o destrezas has adquirido (o mejorado) recientemente? ¿Qué cosas no sabías hacer a principio de año, y ahora parece que dominas?

Y por último pero no menos importante: piensa en aquellos aspectos en los que has mejorado. ¿Te costaba mantener el control en situaciones difíciles y ahora parece que las gestionas de una manera más productiva? ¿Te resultaba difícil expresar tu opinión y hace un tiempo que te cuesta menos expresarte con claridad? Piensa. Seguro que hay unas cuantas cosas que has aprendido.


¿Ya tienes tu lista? Apuesto a que acabas de descubrir que tu año ha sido más fructífero de lo que te parecía hace unos minutos. ¡Enhorabuena!


Espero que os haya resultado interesante. En el próximo post hablaremos de los propósitos para el 2019.

- Qué es y cómo formular un buen propósito

- Cómo asegurarte de que tus propósitos sobreviven más allá de enero




7 vistas0 comentarios