Quizás tu apego no sea el problema

Actualizado: 20 may

- Quizás tu apego no sea el problema,

quizás tu sistema de apego esté funcionando con total normalidad.


- Quizás el problema es otro.


- Quizás tu relación no te proporciona seguridad.


- Quizás no sientes que tu relación sea recíproca.

- Quizás la conducta de tu pareja sea inconsistente.


- Quizás no haya congruencia entre las palabras y las acciones de tu pareja.


- Quizás solamente estés tratando de entender, en medio de un mar de confusión.

- Quizás estés queriendo comunicarte, en vez de fingir que todo está bien. - Quizás estés saliendo con alguien emocionalmente no disponible. - Quizás la relación no te proporciona lo que necesitas y la incapacidad de tu pareja para ofrecértelo te lleva a sentir que tus necesidades son inadecuadas.


Cuando nuestro apego es inseguro de tipo ansioso, tendemos a creer que nuestras reacciones son inadecuadas, que nuestras emociones son demasiado intensas y que nuestra forma de vincularnos es problemática.


Cierto es que, en frío y con una mirada retrospectiva, a menudo pensamos que podríamos haber actuado de forma distinta.


Pero no nos confundamos: que pudiéramos haber escogido otras formas de actuar no significa que no tuviéramos motivos legítimos para hacerlo.


Puede que a estas alturas de la historia nos hayamos creído que siempre que se activa nuestro apego es porque estamos sacando las cosas de contexto o que estamos exagerando, y que el problema, en todo caso, es que nuestro sistema de apego se activa cuando no debería hacerlo.


Y puede que nuestro sistema de apego se active en situaciones en las que no «debería»: me refiero a situaciones en las que nuestro vínculo no peligra, en los que las inseguridades son irracionales y, en realidad, nuestra relación nos proporciona todo lo que necesitamos para sentirnos segurxs pero reaccionamos en base a lo aprendido en vínculos anteriores.


Sin embargo, hay situaciones en las que tiene mucho sentido sentirnos como nos sentimos, sobre todo cuando nuestras necesidades no están siendo vistas, reconocidas y honradas, y cuando la conducta de nuestra pareja no es consistente o congruente; en definitiva, cuando nuestra relación no nos hace sentir segurxs, en cuyo caso es más que esperable que nuestro sistema de apego se active.






288 visualizaciones0 comentarios