• Montse

Sé tu propia luz

No siempre recibimos la educación emocional necesaria. Y no siempre contamos con el tiempo, la energía y la predisposición para aprenderlo y, sobre todo, aplicarlo en la edad adulta. 


Como consecuencia, ponemos nuestras esperanzas en la capacidad de las personas que nos rodean para calmarnos, tranquilizarnos y proporcionarnos el bienestar que tanto ansiamos proporcionarnos a nosotras y nosotros mismos.


Craso error 🤦‍♀️🤦‍♂️


Nosotras y nosotros debemos ser los únicos responsables de la gestión emocional de nuestras propias emociones.


Eso sí, podemos pedir ayuda: ayuda para identificar, entender y digerir esas emociones que nos resultan más intensas.


PERO pedir ayuda es distinto a delegar, o a esperar que sean los demás quienes nos proporcionen una solución a nuestra situación.


Por eso, es mucho mejor apostar por ser uno mismo o una misma quien gestione el malestar emocional. Y, si no sabemos hacerlo, ¿por qué no aprenderlo? 😉


Esta es justamente mi propuesta: darnos respuesta a nuestras propias necesidades emocionales de tal manera que podamos contar con otras personas como apoyo (algo necesario y súper bienvenido), pero que NO las necesitemos -tomando la palabra "necesitar" en un sentido literal-.



7 vistas0 comentarios