Conoce cómo te vinculas para vivir
tus relaciones de forma
más consciente y más sana

.png

Venta exclusiva desde esta página.
Edición en papel.

.png
Objetivo: amor consciente,
vinculación sana, relaciones seguras

A través de reflexiones, historias como la tuya, ejercicios y preguntas trabajarás los siguientes aspectos:

.png
Puntito3.png

Qué has aprendido sobre el amor

Vinculación y apego

Puntito4(1).png

Niña interior y heridas emocionales

Puntito1.png

Heridas emocionales

Puntito2(1).png
Puntito2(1).png

Patrones relacionales

Puntito3.png

Decisiones conscientes

Puntito4(1).png

Necesidades emocionales

Relaciones seguras

Puntito1.png

Nadie nos explica qué significa querer, ni cómo querer bien. Tenemos que aprenderlo por nuestra cuenta, y nos nutrimos de las relaciones de las que nos rodeamos, y de la información sobre el amor y las relaciones con la que contamos.

Construimos nuestra propia forma de amar. Una  forma de amar que puede estar basada en expectativas poco realistas, en mitos del amor romántico, en creencias que nos llevan a quedarnos en relaciones que no nos hacen bien.

 

Una forma de amar basada en aprendizajes de anteriores etapas, que tuvieron mucho sentido en ese momento, pero que conviene cuestionar y reformular si, precisamente, aquello que aprendimos con anterioridad es lo que, en la edad adulta, nos lleva a establecer vínculos que nos restan bienestar.

Una forma de amar que puede estar dando prioridad a la química y a la atracción, en lugar de a la consciencia y a la seguridad emocional.

Por qué sientes lo que sientes,

por qué te vinculas como te vinculas son preguntas a las que tratará de responder este libro

Tomar consciencia es el primer paso. Hacernos preguntas, explorar, cuestionar lo que creíamos que sabemos e identificar lo que necesitamos abre la puerta a poder actualizar nuestras creencias y a reformular la lectura que hacemos de lo que nos sucede en el amor.

Por eso, en este libro hablaremos de los primeros vínculos afectivos, del apego, de nuestra niña interior y de nuestras heridas, para conocer de dónde vienes y, así, decidir de forma consciente, y teniendo en cuenta tus necesidades emocionales, hacia dónde vas.

Polaroid1.png
corazón(1).png
llave.png
Cada una de las reflexiones, de los ejercicios y de las historias que comparto contigo en las páginas de este libro están pensadas para que puedas conectar contigo misma y con tus necesidades emocionales; para que aprendas a vincularte de forma más sana y, así, poder construir relaciones más seguras.
Brújula.png
.png
.png

Cuando Alba inicia una relación, pone todo el foco en que la relación salga bien y no presta atención a algunos aspectos igual o más importantes, como lo son sus necesidades, perdiendo, así, la oportunidad de valorar si realmente la relación le proporciona lo que necesita.

A Eli le cuesta expresar lo que le molesta. De hecho, opta por callarse, ponerse de morros y asentir de mala gana. Cree que, si no expresa aquello con lo que no está de acuerdo, evitará conflictos. Sin embargo, no sabe cómo pero los conflictos surgen de igual forma. Es más, siente que siempre acaba saltando y la situación detona una discusión con su pareja, Bea.

chica3 copia.png
Chica7.png

Lorena sufre miedo al abandono. Cuando siente que su pareja está distante, inconscientemente no puede evitar pensar que el tan temido momento en que se acabe la relación se acerca. Como consecuencia, despliega un montón de estrategias para intentar mantener la relación y que su pareja la siga escogiendo. Sin embargo, al hacerlo, su pareja se distancia más y corre el riesgo de incurrir en una profecía autocumplida. 

Para Carla las relaciones suponen sacrificio: siente que a veces es mejor callar lo que pensamos y lo que sentimos, y prescindir de poner límites, si queremos mantener nuestra estabilidad a flote.  Aunque ese «a veces», en su caso, se convertía en «siempre». 

.png

¿Te resuenan las historias de Alba, Eli, Lorena y Carla?

Entonces, probablemente te identifiques con los temas que se trabajan en este libro, y con las historias de personas como tú o como yo que nos acompañan a lo largo de sus páginas.

 

Este libro contiene más de 360 páginas, distribuidas en 7 capítulos:

1. El amor y yo

2. Yo conmigo: mis relaciones comienzan conmigo misma

3. Amor y apego

4. Mi biografía sentimental tiene información valiosa

5. ¿Mis relaciones me proporcionan paz o me generan malestar?

6. Decisiones conscientes, relaciones sanas

7. Construyendo relaciones sanas y seguras

Los capítulos contienen explicaciones, reflexiones, tests, historias y ejercicios para llevarte a un mayor nivel de consciencia respecto a cómo vives tus relaciones y a cómo te vinculas.

Lo anterior se acompaña de ilustraciones realizadas por Sara Paint.

.jpg

Reflexiones, tests, ejercicios, historias reales e ilustraciones te acompañarán a lo largo de las 360 páginas de este libro (o cuadernos de trabajo)

Notas:

 

- Los libros nos permiten divulgar, mientras que la consulta es el espacio apropiado para el acompañamiento terapéutico: si bien la información que se proporciona en este libro está estrechamente relacionada con aspectos de carácter psicológico y emocional, esta no debe interpretarse como asesoramiento terapéutico, ni debe sustituir un proceso de psicoterapia de la mano de un profesional de la Psicología que cuente con los detalles de tu situación individual.

- Verás que en este libro utilizo el femenino. Todo lo que en él expongo es aplicable a todos los géneros, sin embargo, gran parte de las personas a quienes mi equipo y yo acompañamos se identifican con el género femenino; y la mayor parte de las personas que muestran interés por el contenido que creo, son mujeres (el 96%, concretamente). Empecé a escribir este libro usando el masculino genérico, pero sentía que cuando abordaba aspectos como nuestras emociones y cómo nos sentimos («queridos», «valiosos», «cuidados», «seguros», «ansiosos») en masculino genérico, el mensaje, que iba a ser leído por una abrumadora mayoría de mujeres, perdía fuerza. También pensé en incluir ambos géneros («queridos/as», «valiosos/as», «cuidado/as», «seguros/as», «ansiosos/as»), pero entonces la lectura perdía fluidez.

 

- A lo largo de este libro usaré la palabra «padres» para referirme a las figuras emocionalmente más representativas para nosotras en nuestra infancia, como sinónimo de «cuidadores principales» o «figuras de apego», para facilitar la lectura. El concepto de «padres», pues, contempla el modelo tradicional de familia: refiriéndonos a un padre y a una madre. Pero, por supuesto, también incluye otros modelos de familia desde una perspectiva inclusiva: las monoparentales, por ejemplo; o aquellas formadas por dos padres o por dos madres; o aquellas formadas gracias a un proceso de adopción o de acogida (es por este motivo que no utilizaré el término «progenitores», pues enfatiza el componente genético). También quedarían incluidos en estos conceptos las abuelas y los abuelos, u otras figuras que nos ofrecieron un vínculo tan o más importante como el paternofilial.