• Montse

Aprender de la adversidad

Actualizado: 17 de feb de 2020

¿Qué valores, competencias, aptitudes... has desarrollado "gracias" a las situaciones difíciles que has vivido?


A priori, esta pregunta quizás os resulte un poco extraña; cuanto menos, algo que no solemos analizar. De hecho, después de atravesar un periodo difícil, solemos analizar lo negativo que nos ha sucedido y cómo nos ha hecho sentir. Sin embargo, el objetivo de la pregunta es optar por una lectura distinta: es posible hasta ahora nos hayamos centrado en el dolor y el sufrimiento que nos causaron; hoy os planteo apostar por otra subrayar lo positivo. Las dificultades suelen aportarnos:  madurez, responsabilidad, paciencia, menos impulsividad, aceptación, honestidad con uno/a mismo/a, aprender a poner límites, relativizar, gestionar el tiempo y los esfuerzos de manera más eficiente, tolerancia, compromiso, respeto... Y, sobre todo, ¡darnos cuenta de lo fuertes que somos! Parece que, en definitiva, a pesar del sufrimiento y de lo difícil que nos haya resultado atravesar dichas situaciones, éstas han posibilitado que ahora:


1. nos conozcamos más y

2. que seamos como somos.


Y sí, eso incluye todo lo malo (defectos o pensamientos limitantes que se han acentuado como consecuencia de experiencias vividas); pero sobre todo, ¡todo lo bueno que habéis desarrollado y aquellos valores por los que habéis apostar! 


Seguramente no pudimos escoger atravesar esas dificultades, pero sí escogimos aprender de ellas (aunque sea inconscientemente), ¡y lo hicimos! ¡Chapeau! 👌






7 vistas0 comentarios