• Montse

Dependencia emocional

“No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.”


La dependencia emocional se describe como la necesidad de amor y vínculo afectivo, que se acompaña por miedo a estar solos así como también de la incapacidad de imaginarse a sí mismos sin una persona a su lado.


De la misma forma que ocurre con el tabaco, el alcohol y otras sustancias tóxicas, la dependencia emocional se origina a través del refuerzo positivo – el sentirse bien –, que acaba generando una dependencia psicológica en la persona.


Si bien es cierto que la dependencia emocional suele ser transitoria, es muy frecuente observar dicho patrón a lo largo de la vida y con las diferentes parejas sentimentales.

Muy frecuentemente se esconde un problema de baja autoestima en el que la persona dependiente se siente inferior y culpable, incluso ante situaciones de menosprecio o maltrato por parte de su pareja.


Cabe destacar el perfil de egoísmo, narcicismo, posesión y autoridad de la pareja del dependiente. La persona afectada es capaz de reconocer el menosprecio (incluso maltrato) que sufre a diario, pero no tiene la capacidad para desengancharse de su pareja.

“La culpa es mía también”, “nadie es perfecto”, “me quiere mucho”… Si al leer este artículo te han venido a la cabeza pensamientos de este tipo, o te vienen a la cabeza cuando tus familiares y amigos intentan aconsejarte sobre tu relación, es posible que haya llegado la hora de actuar.


Si la relación se rompe, el dependiente intenta volver sistemáticamente con su expareja. Es común que en estas circunstancias el menosprecio de la parte dominante aumente, teniendo un impacto en la ya baja y débil autoestima del dependiente.


Con todo lo anterior no es de extrañar que las personas dependientes sufran ansiedad y desarrollen depresión.


Si te sientes identificado con lo anterior, te recomiendo que inicies una terapia psicológica lo antes posible con el objetivo de desvincularte emocionalmente de tu pareja y poder tener relaciones sentimentales sanas. Si por lo contrario decides no hacerlo, sé consciente de las consecuencias que mantener una dinámica negativa puede tener en tu persona.

445 vistas0 comentarios