¿Está emocionalmente disponible?

La no disponibilidad emocional y las no-relaciones van de la mano.


Conocemos a alguien que ya mantiene una relación (monógama) con otra persona y busca una aventura, o alguien que valora su libertad por encima de todo, o alguien con muchos conflictos internos no resueltos, o alguien que no ha madurado emocionalmente, o alguien a quien rompieron el corazón y está de vuelta de las relaciones, o alguien que está transitando el duelo de su anterior relación y decide iniciar una nueva relación a pesar de no estar emocionalmente disponible todavía…


Situaciones emocionales que encajarían en una tendencia de apego del tipo evitativa, y como resultado de las cuales, nos llevarían a mantener una no-relación, o una relación donde nuestras necesidades emocionales pueden no verse satisfechas.


Situaciones traumáticas, heridas emocionales, negligencia afectiva, dolor y sufrimiento vinculados al afecto… pueden llevarnos a cerrarnos en banda, como si de un mecanismo de defensa se tratara, a experimentar la oportunidad de lo que significa amar y ser correspondidas.


Lo anterior se traduce en estar emocionalmente no disponibles, como si manteniéndonos alejados del amor nos mantuviésemos alejados también del dolor que en algún momento aprendimos que iba de la mano de la vulnerabilidad y la conexión emocional.


Puede que nos encontremos antes una persona emocionalmente no disponible si cumple con varios de los siguientes puntos:


- Problemas de confianza

- Rehuir de la intimidad

- Miedo al compromiso

- Actitud evitativa frente a los conflictos

- Dejar de lado las emociones

- Experimentar anestesia emocional (no sentir nada)

- Cultivar vínculos superficiales

- Mantener relaciones simultáneas como salvoconducto emocional

- Buscar defectos a las parejas y no-parejas como mecanismo de protección

- Actitud centrada en la conquista y en la seducción


Una persona emocionalmente no disponible no se arriesga, emocionalmente hablando; se mantiene a cierta distancia, a una distancia que le permite desvincularse rápidamente si hay algo que puede conectarle con el dolor y el sufrimiento. Por eso apuestan por adoptar una actitud fría, inquebrantable.


Y esto solamente se consigue con la distancia, con la indisponibilidad emocional.

Sin embargo, esto no significa que en el fondo quieran sentir, que no quieran una relación en la que haya espacio para la conexión emocional. Por eso, las relaciones con personas emocionalmente no disponibles nos generan confusión: porque quieren conectar, pero no se lo permiten; y esto se traduce en la tan dolorosa y confusa inconsistencia de la que hemos hablado.




1640 visualizaciones0 comentarios