• Montse

Fibromialgia y emociones

Una vez tu médico te diagnostica la fibromialgia, es posible que te aconseje que, de manera complementaria, busque asistencia psicológica. Esto es debido a que está científicamente demostrado que los pilares básicos del tratamiento de la fibromialgia son el tratamiento médico, el ejercicio físico y la asistencia psicológica.


En el caso particular de la fibromialgia, la terapia psicológica puede ayudarte a:


- Gestionar el dolor de una forma más sana, dejando de lado los pensamientos extremadamente negativos.

- Reformulando las creencias sobre la capacidad de control de la enfermedad.

- Lidiar con la ansiedad mediante técnicas y estrategias.

- Gestionar las emociones que suelen acompañar los síntomas, así como también a expresar las emociones de manera asertiva y serena.

- Explorar áreas de mejora en relación a cómo la fibromialgia afecta a las relaciones interpersonales.

- Mejorar la calidad del sueño.


Dicho esto, cabe destacar que a la fibromialgia se la conoce como la enfermedad de las emociones no expresadas, y que se la ha relacionado con patrones rígidos, la búsqueda de aprobación, el orgullo por los méritos propios, y la dificultad para expresarse.


Trabajar todos estos aspectos te ayudará a ser más consciente del control que puedes ejercer sobre la fibromialgia, a la vez que te empoderará al tomar acción y mejorará tu calidad de vida.







115 vistas0 comentarios