• Montse

Nos queremos, pero sé que debemos dejarlo


Esta es una de las situaciones emocionalmente más duras en las rupturas y lo es por lo ilógico de la situación: si nos queremos ¿por qué no podemos seguir juntos?


Y es que poder, si podéis, pero si habéis llegado a esa conclusión seguro que tenéis tan buenas como dolorosas razones.


Pero, volviendo a lo ilógico de la situación, nos cuesta concebir que no podamos estar con alguien a quien queremos, y quien nos quiere. Y eso no es por otro motivo que porque nos han enseñado a 1️⃣ que el amor lo puede todo, 2️⃣ que el amor mueve montañas y 3️⃣ que si hay amor, lo demás poco importa.


Pero no:


1️⃣ El amor no lo puede todo. En una relación hay otras muchas cuestiones a tener en cuenta: los valores, el estilo de vida, lo que podemos ofrecernos mutuamente, la forma de entender la vida y las relaciones, los objetivos más tangibles y aquellos más vitales,...


2️⃣ El amor tampoco mueve montañas, ni debe hacerlo: una cosa es ceder de vez en cuando, adaptarnos a las necesidades de la otra persona en cierta medida, procurar que la relación sea equilibrada y fluida, y que todos los miembros implicados se sientan cómodos, y que sus necesidades en lo sentimental se vean satisfechas. Pero eso no debe implicar forzar la situación; no tanto como para que sintamos que de tanto que tenemos que dar o cambiar, perdemos.


3️⃣ Y no: aunque haya amor, hay otras muchas cuestiones que importan. Siento ser así de clara pero vuestra historia no es una comedia romántica ni una película de Disney; sino una relación que debe proporcionaros (infinitas) más alegrías que tristezas, que no debe poner en jaque vuestro equilibrio emocional, que no debe haceros renuncia a vuestras necesidades una y otra vez, que no debe ser una fuente de preocupaciones constante.


Una relación de pareja debe, en todo caso, sumarnos, no restarnos. Y, aunque duela con todo nuestro corazón, ésta puede restarnos (y mucho) a pesar de que amemos a nuestra pareja.



1415 visualizaciones0 comentarios