¿Piensas en tu ex a pesar de estar bien con tu pareja?

Nuestra mente juega con nosotrxs. El área sentimental no se libra de estas trampas mentales. Una de ellas es la del ex fantasma.


Me parece justo añadir, antes de avanzar con el post, que algunas de las trampas mentales, como la que hoy nos ocupa, son más bien un mecanismo de defensa que pretende protegernos; y, como sucede en otras ocasiones, esa protección toma forma de autoboicot.


Como puedes estar suponiendo, el concepto de ex fantasma se refiere a la presencia de la figura de nuestra expareja.


La presencia del fantasma de nuestrx ex puede no ayudarnos a avanzar: es como si nos hubiésemos quedado anclados en esa persona, en lo que nos ofrecía y en cómo nos hacía sentir.


Es posible que incluso haga tambalear nuestra relación actual: si pensamos tanto en nuestra expareja, será por algo, ¿no? Incluso puede que ahora nos parezca buena idea volver a retomar la relación.


Y puede que sea así.


O puede que no, que se trate, como comentaba, de una trampa mental


❌ que se disfraza de idealización


❌ que se sustenta en claros sesgos en los recuerdos (¡qué curioso que nos pese lo positivo y de lo que nos hizo romper ni nos acordemos!)


❌ que se fortalece cada vez que comparamos nuestra pareja actual con la imagen que tenemos de pareja ideal y vemos que no encaja, y que no lo hace tan bien como creemos que lo hacía nuestra expareja


❌ y que supone todo un sabotaje a la nueva relación: de manera inconsciente, esta trampa mental (o mecanismo de protección) tiene un objetivo muy claro, que no es otro que dificultar la conexión emocional con nuestra pareja actual.


¿Y por qué querríamos, aunque fuese de forma inconsciente, tal cosa?


Mayormente para seguir sintiéndonos segurxs.


Y es en este punto donde podemos entender porqué comentaba que se trata de un mecanismo de protección.


Lo argumento:


Es más probable que experimentemos el fenómeno del ex fantasma si, a pesar de desear tener pareja y querer vincularnos emocionalmente, en nuestra mente inconsciente nos alberga un gran miedo a crear conexión emocional, a sentirnos vulnerables y a sufrir.


Por lo tanto, si no creamos conexión emocional, no nos sentimos vulnerables y no sufrimos.




653 visualizaciones0 comentarios