top of page
  • Foto del escritorMontse

¿Por qué no puedo olvidar a mi ex?

Las rupturas son un temazo; y la realidad detrás de las mismas es infinitamente más compleja de lo que creemos.


Lo que nos han contado sobre las relaciones de pareja y sobre el final de las mismas, sobre lo que sucede y sobre cómo es esperable que nos sintamos, a menudo dista mucho de lo que es esperable que suceda, en realidad. Esto se traduce en expectativas que no se cumplen y en mucha confusión.


¿El resultado? Que nos comparemos con aquello que creemos que debería estar sucediéndonos como parte de nuestra realidad emocional con aquello que sentimos y que nos demos cuenta de que nuestras expectativas no se cumplen. Nos juzgamos, rechazamos cómo nos sentimos. Y, nos acabamos preguntando: ¿por qué me cuesta tanto olvidar a mi ex?


En realidad, no podemos escoger olvidar a alguien: el olvido es un proceso cognitivo sobre el que no tenemos control. Pero lo que entiendo que queremos decir, en realidad, es: ¿por qué no termino de superar la ruptura?, ¿por qué sigo teniendo tan presente a mi ex?, ¿por qué sigue teniendo tanto impacto emocional en mí?


En este post trato de ofrecerte algunas de las posibles respuestas. Veámoslas:


Porque, que dejemos la relación, no significa que nos dejemos de querer.


Por las expectativas que tenemos respecto a cómo deberíamos sentirnos tras una ruptura y con el paso del tiempo; y por el significado que atribuimos al hecho de que nuestra realidad emocional no se corresponda a nuestras expectativas: por ejemplo, nos decimos que si nos acordamos de nuestro/a ex, es porque no lo hemos superado.


Porque nos cuesta entender por qué conectamos con las emociones con las que conectamos; y, en un intento de darle sentido, le damos vueltas y más vueltas. Y, todo ese tiempo y espacio mental que invertimos en tratar de entender, es tiempo y espacio que invertimos teniendo presente a nuestra expareja.


Porque, cuando es la otra persona quien decide poner fin a la relación y es una decisión unilateral, podemos entrar en fase de protesta: nos quedamos atrapados/as en el intentar que nuestra ya expareja cambie de idea y quiera retomar la relación, algo así como una reconquista que nos aleja del aceptar.


Porque sustancias químicas de nuestro cerebro como la dopamina nos mantienen enganchados/as a esa persona; y esto sucede especialmente en relaciones que funcionaban como una montaña rusa, con idas y venidas constantes.


Porque seguimos teniendo a esa persona muy presente en nuestra vida: hablamos de ella constantemente, visitamos sus redes sociales a menudo, compartimos espacios de nuestro día a día...


Porque cada vez que conectamos con la soledad, con la tristeza o con el desamparo, recurrimos a nuestra ya expareja, estableciendo contacto aparentemente inocuo pero que nos confirma que, para calmarnos, para rebajar la intensidad de determinadas emociones incó-modas, necesitamos a nuestra expareja.


Porque no hemos dado espacio a las emociones que aparecen tras una ruptura, y que necesitan ser atendidas a pesar de la incomodidad que traigan consigo, y lo difícil que resulte sostenerlas. Y esas emociones, en consecuencia, se han terminado encapsulando.


Porque no es nuestro/a ex a quien no conseguimos olvidar, sino cómo nos sentimos, lo que significó la relación con esa persona para nuestra autoestima, para nuestras creencias sobre nosotros/as mismos/as, para nuestro sentido de valía, para nuestros planes de futuro, para nuestras heridas...


Ojalá te aporten claridad. Pero, recuerda: Instagram no es terapia, tu realidad emocional es muy compleja y te toca a ti discernir si este contenido aplica o no a tu situación ;)


Si la confusión que experimentas respecto a la ruptura te genera malestar; si sientes que pasan los meses y estás igual o peor que al principio; si sientes que la ruptura te da tanto miedo que te paraliza y que te impide tomar decisiones conscientes, valora buscar ayuda.


Y si te gustaría que fuésemos nosotras quienes te acompañemos, escríbenos a través del formulario de contacto de nuestra web.




351 visualizaciones0 comentarios
bottom of page