• Montse

Siento que no soy suficiente

«No soy suficiente».


¿Suficiente para qué?, te preguntaría yo.


Es posible que no me respondieras; pero en tu cabeza resonaría un «suficiente para nada, para nadie; empezando por no ser suficiente para mí misma».


No ser suficiente es una de las creencias más dolorosas que podemos adoptar, y suele responder a una baja autoestima. Si es tu caso, que no te abrume: no naciste pensando que no eras suficiente, por lo tanto, puedes hacer algo al respecto 😉


«¿Cómo?», te preguntarás. El primer paso es saber de dónde proviene esta creencia:


¿La aprendiste como resultado de generalizar situaciones en las que no obtenías los resultados que deseabas, e interpretaste que no era suficiente? 


¿La aprendiste después de sentir que siempre te falta algo? 


¿O como resultado de no experimentar orgullo y satisfacción, hagas lo que hagas? 


¿O, quizás, porque alguien cercano siempre tenía una crítica que formulaba de tal forma que parecía que no había ningún aspecto positivo a alagar?


Entender de dónde viene esta creencia es importante; porque es el primer paso para entender que las creencias no siempre reflejan la realidad; incluso, es posible que, a veces, reflejen la realidad pero solamente a medias. 


Reflexiona sobre ello y cuestiónate todo lo que piensas; sobre todo, aquello que fomenta el automachaque (tantas y tantas veces innecesario).


Si te cuesta, no te rindas: no estamos acostumbrados a ponernos en duda en estos aspectos.


Y, si quieres un empujoncito, valora buscar ayuda profesional (de psicólogos colegiados). Pero, si no estás preparada o preparado para dar el paso, y quieres probar por tu cuenta, echa un vistazo a mi libro 📚 Quiérete Más y Mejor (https://www.montsecazcarra.com/quieretemasymejor).


32 vistas0 comentarios