• Montse

Trastorno por atracones

Un atracón consiste en ingerir grandes cantidades de comida en corto periodo de tiempo. El trastorno por atracones se caracteriza por lo anterior, acompañado de la pérdida de control (incapacidad para dejar de comer).


Es muy frecuente que las personas con trastorno por atracón sientan vergüenza después de un episodio y se prometan no volver a hacerlo; sin embargo, acaban sintiendo una fuerte necesidad por hacerlo y acaban comiendo en exceso de nuevo.



¿Qué síntomas indican la presencia de un trastorno por atracones?

  • Comer grandes cantidades de alimentos en un lapso de tiempo específico, p.e., 2 horas.

  • Sentir que estás fuera de control.

  • Comer incluso cuando estás satisfecho o no tienes apetito.

  • Comer rápidamente durante los atracones.

  • Comer hasta sentirte demasiado lleno.

  • Comer frecuentemente solo o a escondidas.

  • Sentirte deprimido, enojado, avergonzado, culpable o molesto en relación con tus hábitos de alimentación.

  • Hacer dieta con frecuencia, acompañado por la incapacidad de bajar de peso.


La gravedad del trastorno por atracones depende de la frecuencia de los episodios.


¿Cuándo consultar con un especialista?


El trastorno por atracones no suele mejorar por sí solo; de hecho empeora con el tiempo, si no se recibe tratamiento. Si crees que un ser querido tiene síntomas del trastorno por atracones, mantén una conversación abierta y sincera sobre tus preocupaciones y ofrécele tu ayuda para dar los primeros pasos para recibir tratamiento.


Si tienes dudas al respecto, consúltame.

72 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo