Validación emocional: ejemplos


- «Te entiendo».

- «Tiene mucho sentido lo que dices».

- «Comprendo tu dolor».

- «Está bien sentirse así».

- «No debe estar siendo nada fácil».

- «En tu situación, yo me sentiría igual».

- «Te creo».

- «Lo que te preocupa es importante para mí».


Practicar la validación emocional va más allá de reproducir estas frases, cierto.


Pero empezar a introducir estos mensajes te acercará a unas interacciones más sensibles, empáticas, seguras y validantes.


¿Te animas a probarlo?



14 visualizaciones0 comentarios