¿Y si hacemos terapia de pareja?

Posiblemente te hayas preguntado alguna vez si ha llegado el momento de ir a terapia de pareja.


Quizás pensemos que lo nuestro no tenga solución (y, honestamente, puede que sea así).


Quizás pensemos que llegamos demasiado tarde (y en algunos casos es así, la relación está muy viciada y las dinámicas están muy arraigadas).


Quizás pensemos que no tenemos motivos suficientes como para buscar ayuda.


Quizás pensemos que nadie puede ayudarnos.


Lo cierto es que el malestar puede ser un indicativo para buscar ayuda; sobre todo si ese malestar va en aumento y sentimos que no contamos con las herramientas para ponerle freno y procurar que nuestra situación mejore.


Pero, como lo anterior puede ser muy abstracto, quizás os ayude considerar las distintas situaciones:


Es un buen momento de iniciar terapia de pareja:


- Cuando sentimos que no contamos con los recursos para comunicar nuestras necesidades y llegar a un consenso de manera que nuestras necesidades y las de nuestra pareja se vean satisfechas.


- Cuando sentimos que estamos en una crisis, sea lo que sea que signifique para nosotros/as.


- Cuando sentimos que, por más que lo intentemos, no conseguimos comunicarnos de forma clara, asertiva, respetuosa, empática y constructiva.


- Cuando sentimos que las dinámicas de pareja que se han instaurado nos están distanciando y nos generan malestar.


- Cuando sentimos que los conflictos se traducen en bucles infinitos, o en discusiones poco constructivas que, en vez de contribuir a resolver la situación satisfactoriamente, añaden un motivo más al malestar.


- Cuando no hay armonía en la expresión del afecto, en las necesidades sexuales o en la frecuencia con que lo anterior tiene lugar en la pareja.


- Cuando la crianza es un motivo de disputa y cuesta llegar a un consenso.


Pero, recordemos que, en realidad, el motivo por el que acudir a terapia lo decides tú.


Si para vosotros/as, obtener herramientas para hacer una mejor gestión de situaciones difíciles es importante, y tu pareja desea formar parte activa del proceso y remar los/as dos hacia el mismo lugar, haciéndoos cargo de la situación, la terapia de pareja es para vosotros/as.




149 visualizaciones0 comentarios