¿Y tú, qué llevas en tu mochila emocional?