• Montse

4 síntomas de dependencia emocional

La dependencia emocional consiste en la necesidad de amor y vínculo afectivo; acompañada por el miedo a estar solos así como también de la incapacidad de imaginarnos sin una persona a nuestro lado.


La dependencia emocional nos hace sentir más vulnerables, y suele ser tanto causa como consecuencia de una autoestima que no está en plena forma.


A continuación analizaremos algunos de los síntomas de la dependencia emocional:


1. Miedo a estar solos, a que se acabe la relación o a que nos abandonen. Suele reflejarse en pensamientos del tipo: "No sé qué haría sin ella", "mi vida no vale nada si no estoy con él"... En definitiva: Sentir que, sin nuestra pareja, la vida no tiene sentido y que, por esto mismo, debemos hacer sacrificios para mantenerla a nuestro lado a toda costa; incluso dejar de lado nuestros valores, cambiar nuestro estilo de vida u omitir algunos aspectos de nuestra personalidad.


Otra consecuencia del miedo a estar solos es la necesidad de controlar a nuestra pareja (en exceso) para ser capaces de detectar cualquier hecho/persona que pueda dañar nuestra relación. De esta forma, dejamos poco margen que, a menudo, suele crear el efecto contrario: nuestra pareja necesita espacio y, al no proporcionarlo, puede sentir rechazo hacia la relación.


2. Necesidad de estar permanentemente con nuestra pareja, incluso si eso significa dejar de lado a otras personas o a nuestras aficiones, las cuales pasan a un segundo plano. Una consecuencia inmediata sería reducir el círculo de amistades e ir dejando de lado la vida social que teníamos antes de iniciar la relación.


3. Intentar evitar la ruptura a toda costa, incluso si esto significa pasar por alto dinámicas o conductas que nos resultan perjudiciales, o si implica que se nos haga daño, de cierta forma. Al hacerlo, adoptamos un rol no igualitario, sino probablemente sumiso, supeditándonos a los deseo y decisiones de nuestra pareja para complacerle y, así, disminuir las probabilidades de que nos abandone.


4. Necesitar que nuestra pareja nos confirme lo que siente, en todo momento. "Dime cuánto me quieres", "¿Me quieres, verdad?",... Cuando nos aparecen dudas, necesitamos que éstas se palíen a través de muestras de afecto para volvernos a sentir bien. Nuestra pareja, en un intento de hacer que nos sintamos mejor, nos repetirá lo que siente. Esto mismo creará un círculo vicioso a través del cual aprenderemos a sentirnos bien solamente a través de las muestras de afecto de nuestra pareja.


Si te sientes identificado/a con lo anterior, considera llevar a cabo ciertos cambios para poder salir del círculo tóxico de la dependencia emocional.


Pueden interesarte otros artículos sobre relaciones de pareja:

- Amor VS apego no sano o dependencia emocional

- Miedo a estar solos

- 6 tipos de chantaje emocional

- Celos: ¿qué hay detrás?

- Rutina: enemiga de las relaciones de pareja

- 6 claves para mejorar tu relación de pareja

- 4 perfiles de personas tóxicas




143 vistas0 comentarios