Relaciones de idas y venidas

Actualizado: 4 ene

Realicé una encuesta en redes sociales; recibí 412 respuestas acerca de los motivos por los cuales nos quedamos en relaciones que son pura inestabilidad, una montaña rusa en toda regla.


Quiero destacar las más comunes, deseando que os ayuden a verlo desde fuera y a valorar si realmente son razones «válidas» para quedarnos, o más bien forman parte del estado emocional de dependencia, de enganche, de autoengaño en el que nos encontramos.


«La atracción física»


«Dependencia emocional»


«La desesperanza de que no haya nadie mejor»


«Ansiedad»


«Pensar que era el indicado a pesar de la montaña rusa emocional que ofrecía»


«Autoengaño, la esperanza de que iba a cambiar»


«Pensar que él, en el fondo, me quería»


«Mi miedo a quedarme sola»


«Creía que podríamos arreglarlo juntos»


«No podía llegar a creer que estaba con una persona tan manipuladora»


«Hijos en común»


«Aquellos inicios tan bonitos y la esperanza de volver a vivirlos»


«Creí amar profundamente»


«Al principio creía que algún día mejoraría; al final quería irme y no era capaz»


«Pensaba que el problema era yo, por ser muy exigente»


«Pensar que, hablando, las cosas se arreglarían»


«Creer que hay que aguantarlo todo»


«Estar convencida de que yo era la tóxica de los dos»


«Creer que sí o sí debe funcionar por todo el amor y el esfuerzo invertido»


«El futuro que imaginaba»


«Creer que eran las circunstancias, no la pareja»


Algunas conclusiones de vuestra propia cosecha que creo que merece la pena poner sobre la mesa:


«Pensaba que el amor era suficiente, ¡qué ilusa!»


«Pensaba que iba a cambiar y que la montaña rusa era fruto del estrés que él sufría (mentira)»


«Pensar que esa montaña rusa era pasión, pero NO era pasión, sino algo tóxico»


«Las cosas que decía para arreglarlo, todo mentira»


Lo cierto es que la intermitencia resulta tremendamente adictiva; y los mecanismos de nuestro cerebro pensados para mantener relaciones, como nuestro sistema de apego, pueden jugarnos malas pasadas, fomentando que nos quedemos en relaciones en las que no se nos proporciona lo que necesitamos, no se nos brinda seguridad a través de la estabilidad, y en las que el autoengaño y el concepto de lo que es amor y qué es pasión, acaban acompañándonos en la decisión de quedarnos.



Si te encuentras en una relación de idas y venidas, estos posts pueden aportarte:


- Mi relación funciona a base de ultimátums.


- Nos queremos pero debemos dejarlo.


- Amor sano, amor del bueno.


- Apego ansioso e inseguridad.


- Dejar ir a esa persona no es dejar ir nuestra felicidad.


- Apego ansioso y apego evitativo, combinación explosiva.


- El miedo al abandono nos lleva a abandonarnos.


- ¿Tu relación es recíproca?


- Quererse es condición necesaria, pero no suficiente.


- Cuando ni tú ni tu pareja sois el problema, sino el empeñaros en que una relación entre personas con necesidades contrapuestas funcione.


- ¿Por qué me quedo cuando sé que debo irme?


- Me duele, pero sé que debo poner fin a la relación.


Si tu situación te genera malestar y sientes que no cuentas con las herramientas para gestionarla, no dudes en buscar ayuda profesional especializada en el ámbito de las relaciones. Si deseas que seamos nosotras quienes te acompañemos en el proceso, estaremos encantadas de hacerlo. Puedes conocernos aquí y contactarnos desde el formulario de contacto.


Foto: instagram.com/catherina.schulz/

1203 visualizaciones0 comentarios