Amor sano, amor del bueno

A estas alturas todxs tenemos más o menos claro qué significa una relación tóxica. Sabemos qué no es una relación sana (siempre resulta más fácil empezar una descripción por aquello que no es); pero ¿cómo podemos describir el buen amor, cómo podemos identificar una relación sana?

Una relación sana es un vínculo con otra persona que nos ayuda a crecer. En cuanto al amor sano, diría que es recíproco, respetuoso, justo, descomplicado, digno, responsable. El amor sano fluye, fomenta el crecimiento de todas las partes suma, siempre suma.

En mi opinión, una relación sana debe estar basada en los siguientes aspectos:

- Afecto: gestos, caricias, palabras, detalles... todo ello contribuye a las interacciones positivas, tan necesarias para que exista un afecto positivo en la pareja. - Amistad entendida como compartir, formar parte de la vida de nuestra pareja y hacerla partícipe de la nuestra. - Comunicación: se trata de un aspecto clave. En una relación deben tomarse decisiones (constantemente y de forma conjunta) para las que no siempre se compartirá el punto de vista (y eso está bien); por lo que es necesario poder dialogar de forma calmada, honesta, respetuosa, libre y empática. - Confianza es sentir que podemos compartir lo bueno y lo malo, sentirnos vulnerables sin miedo a que la otra persona lo utilice a su favor o traicione nuestra confianza. - Respeto por cómo es nuestra pareja, por sus necesidades y sus deseos. Y lo mismo para con nuestra persona. - Honestidad: debemos ser sincerxs con nosotrxs mismxs, y honestxs con nuestra pareja. - Apoyo y cuidado mutuo en tanto que favorecer el crecimiento del otrx brindándole nuestro apoyo, a la vez que sabemos que podemos contar con su apoyo. - Libertad en cuanto a preferencias, necesidades, deseos, sueños, demandas... - Justicia y equidad en tanto que todo lo anterior no perjudica a nuestra pareja ni va en contra de sus derechos y necesidades. - Reciprocidad entendida como intercambio: damos amor y deseamos recibir amor a cambio, en forma de altruismo recíproco, de manera que entre los dos sumemos. - Admiración significa que vemos en el otro virtudes que nos agradan y nos inspiran, que nos enriquecen y nos hacen sentir motivadxs. - Plenitud individual, de esta forma no delegamos en el otro lo que debemos proporcionarnos nosotrxs mismxs. - Deseo, es justamente el componente que nos ayuda a diferenciar una relación de pareja de una amistad. - Tiene límites y ambos miembros los respetan. - Compromiso y lealtad: en la pareja se dan una serie de reglas implícitas (acuerdos a los que se llegan, a través de negociaciones, consensuados por ambas partes). Ambos miembros deberán honrar dichos acuerdos. - Responsabilidad: la relación es de dos, por lo que ambos miembros deben ser responsables de que los pilares de la relación se mantienen fuertes y sanos.

Tener lo anterior muy presente es importante para construir relaciones sanas o reconducir las que tenemos.


Visto así parece fácil, aunque en realidad puede que no lo sea tanto, motivo por el cual hace unas semanas decidí empezar a escribir mi segundo libro; esta vez sobre relaciones de pareja sanas.


También puede interesarte:


Las relaciones sanas son fáciles y fluyen

Los 4 pilares de las relaciones de pareja

No hay mejor amor que el que no ata

Relaciones de pareja: evolución y conflictos

Quiéreme, por favor

En el amor no todo vale

Que nos quieran vs sentirnos queridos

¿Qué significa amar?

Quien te quiere no duda, ¿es así?

¿Un único amor para toda la vida?

Mi pareja me ha pedido un tiempo

4 síntomas de dependencia emocional

Amor vs apego/dependencia



306 vistas0 comentarios