Tu pareja no debe frenar tu crecimiento

Amaya ha conseguido llegar a la cima del mundo de la moda, viajando alrededor del mundo para cultivar su carrera y trabajando para grandes firmas, de aquellas que se encuentran en el Paseo de Gracia o en la Milla de Oro.


A pesar de los logros profesionales Amaya se siente terriblemente pequeña en su relación de pareja con Adrián.


Indagamos al respecto. Comenta que no puede compartir sus éxitos con su pareja, que minimiza sus logros, que no le comunica sus nuevos proyectos, que esconde las entrevistas que le realizan los medios de comunicación.


Y todo por un motivo muy claro: «que Adrián no se sienta mal».


Amaya decidió optar por las estrategias anteriores, para evitar tener que escuchar comentarios como «sí, ya sé que tienes mucho éxito... no hace falta que me lo restriegues», «eres muy afortunada, yo no he tenido tanta suerte», «parece que ahora todo te va bien, pero cuidado, torres más altas han caído».


Amaya sabe perfectamente qué sucede en su relación: Adrián se siente inferior. No solamente con ella, sino con sus amigos y familiares. Le sucede con Leo y Pedro, una pareja de amigos que se han comprado una casa; con Jose, que ha estudiado un MBA; con su hermana Ana, a quien han promocionado recientemente; con Rafa, que siempre gana en los juegos de mesa; con Mikel, quien siempre hace reír al grupo; con Isa, que sabe hacer que los otros se sientan parte...


Sin embargo, Amaya, por eso de que «la confianza da asco», se queda con la peor parte, recibiendo comentarios que le hacen cuestionar sus éxitos, sus logros e incluso su valía.


Así que la «solución» que se le había ocurrido era ocultarle a su pareja todo aquello que recordaba su brillo y eso significa no compartir con sus amigos/as sus logros si su pareja está delante, ni compartir en RRSS sus entrevistas, ni explicar cómo le ha ido en sus viajes de negocio.


Y todo para que su pareja no se sintiese amenazado y, así, evitar estos comentarios.


Un parche que salvaguardaba la autoestima de su pareja, pero cuyo precio era causar mella en la suya.


Otros posts que también te puede interesar...


- Mi relación funciona a base de ultimátums.


- Nos queremos pero debemos dejarlo.


- Amor sano, amor del bueno.


- Apego ansioso e inseguridad.


- Dejar ir a esa persona no es dejar ir nuestra felicidad.


- Apego ansioso y apego evitativo, combinación explosiva.


- El miedo al abandono nos lleva a abandonarnos.


- ¿Tu relación es recíproca?


- Quererse es condición necesaria, pero no suficiente.


- Cuando ni tú ni tu pareja sois el problema, sino el empeñaros en que una relación entre personas con necesidades contrapuestas funcione.


- ¿Por qué me quedo cuando sé que debo irme?


- Me duele, pero sé que debo poner fin a la relación.


Si tu situación te genera malestar y sientes que no cuentas con las herramientas para gestionarla, no dudes en buscar ayuda profesional especializada en el ámbito de las relaciones. Si deseas que seamos nosotras quienes te acompañemos en el proceso, estaremos encantadas de hacerlo. Puedes conocernos aquí y contactarnos desde el formulario de contacto.



Foto: instagram.com/catherina.schulz/

29 visualizaciones0 comentarios